Cocinando con flores

Una boda en la playa II
14 mayo, 2015
Un ramo para cada novia II
12 junio, 2015

Cocinando con flores

Cuando uno piensa en flores, lo último que se le pasa por la mente es comerlas, sin embargo muchas culturas a lo largo de la historia han utilizado flores frescas en la elaboración de sus platos; los pétalos de rosa eran muy populares entre los indios asiáticos, la planta liliácea en la cocina orientales y los romanos utilizaban violetas y las flores de calabaza para sus recetas.

Las flores, además de aportar color, textura, aroma y distinción a un plato, son una fuente rica en vitaminas A, B, C, D, E , K, PP, B12, entre otras, y contienen aceites especiales beneficiosos para el organismo. Pueden utilizarse para elaborar una gran variedad de recetas de aperitivos, guisos, ensaladas, helados y postres.

A continuación os dejamos un listado de algunas flores con las que podéis innovar en vuestra cocina pero ¡ojo! es muy importante que antes de consumir cualquier flor sepamos si es comestible o si ha sido cultivada con fines alimenticios ya que, de no ser así, podrían contener productos tóxicos como herbicidas o pesticidas.

– Violetas: Con un sabor agradable y suave, pueden utilizarse frescas, secas, cristalizadas o confitadas.

– Crisantemos: Son suavemente amargos y se utilizan para aromatizar y decorar ensaladas.

– Margaritas: Con toques agridulces, se utilizan para ensaladas y guarnición de platos.

– Begonias: Tienen un sabor ácido, parecido al limón, y se utilizan como guarnición de platos.

– Caléndulas: De sabor picante, se utilizan para aromatizar caldos, ensaladas dulces y saladas y flanes.

– Clavel: Su sabor es parecido a la cebolla y se puede utilizar para ensaladas, con fruta o en siropes.

– Flor de azahar: Con toques azucarados es muy utilizada en postres.

– Jazmín: Son el complemento perfecto para carnes y postres gracias a su aroma.

– Capuchinas: Con un sabor parecido a la pimienta, se utilizan para aromatizar platos y ensaladas.

– Pensamientos: Tienen un sabor agridulce y se utilizan para adornar ensaladas o en dulces y postres.

– Rosas: Ideales para ensaladas, canapés o en dulces con chocolate.

– Hibiscus: De sabor dulce son ideales para preparar mermeladas, gelatinas, postres o bebidas.

– Flor de Calabacín: Tiene un sabor muy agradable y se puede utilizar para guisos, rellenos o en sopas.

– Flor de Lavanda: Su sabor es algo picante, suele utilizarse para elaborar guisos o postres como flanes y natillas.

Fotos vía Pinterest.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *